He meditado mucho que mensaje de Navidad escribirles sin entrar en tópicos convencionales.Creo que la mejor fórmula es tener en cuenta todas las sensibilidades, espero plasmar mis pensamientos lo mejor posible.

Prácticamente todos nosotros percibimos La Navidad como una Fiesta de regalos, ruidosa, de compras, gastos, etc., además de discrepancias con quien pasaremos esa noche: tenemos que ir a casa de tu hermana… no soporto estar reunida  con tu familia… me tengo que reunir con gente que no quiero por Navidad…

Así un sin fin de problemas, cambio de palabras y hasta discusiones, pero ¿y si yo te rompiera este concepto de la Navidad?

La realidad de la Navidad para un católico y concepto del árbol navideño

El origen de la Navidad no tiene que ver con lo descrito anteriormente. ¿La realidad de un católico es el árbol navideño? No, en absoluto. Ese árbol, ¡Eres tú! El cual ha resistido todo el año los azotes de las inclemencias del día a día.

¿Son las luces Navideñas?

No, no lo son… Tú has sido la luz, la cual cada mañana durante todo el año, encendías aportando todo de ti para poder seguir adelante. Siendo tú mismo la luz que guiaba tu camino. Además siendo capaz de regalar tú luz a los demás sin ningún temor de que te absorban tú energía… ¿sabes que cuándo regalas tu luz eres bendecido?

No necesitamos regalos comerciales en Navidad.

Pensamientos de Navidad

Si regalamos todo el año de Enero a Diciembre nuestro Espíritu bondadoso, proponiéndose mirar a todos los seres vivos del planeta con bondad, generosidad, no criticar al que piensa distinto o aquellos de otra cultura o religiones, estaremos dando nuestro mejor regalo todo el año. Eres tú la Navidad cuando cada día llama a tus padres o suegros antes de dormir para saber cómo pasaron el día. Cuando miras a tus padres, hijos, hermanos, sobrinos, cuñados que aunque suceda lo que suceda aun dejándose de hablar o NO versé por rencillas familiares…eres capaz de recordarlos durante todo el año con cariño.

Todos sabemos que estas fiestas están dirigidas a los creyentes en la Fe de Dios, Cristo, agregando para los Católicos Ángeles, Vírgenes y Santos. Esta es nuestra realidad, nos guste o no… Ya que si no fuese así no estaríamos preparados para celebrar la Navidad. No es una fiesta de confetis…

Te invito a vivirla en silencio, conectando con tu Alma y Espíritu. Meditar de tus decisiones  bien tomada o mal tomada durante el año. A enseñarles a los más pequeños de la familia, que no son fechas de regalos solamente, ¡no permitas esta frivolidad!

Establece en esa noche un momento para encontrarte a ti mismo en SILENCIO… Pensado en el perdón a ti mimos, para poder así perdonar, sonreír, ser humilde, sabiendo que tú también te equivocas. De esta forma te darás cuenta, que tú eres la Navidad cada día del año.

¡Este es mi deseo de estas Navidades para vosotros!

Con cariño,

GLADYS